La Gran Sabana

La Gran Sabana, riqueza natural y cultural

La Gran Sabana forma parte integral del Parque Nacional Canaima, declarado Parque Nacional por la Unesco y Patrimonio de la Humanidad en 1994

El Parque se encuentra en Venezuela al sur del río Orinoco en el estado Bolívar, región de Guayana, con una extensión de 30.000 km², totalmente ocupado por el macizo Guayanés y constituido por mesetas especialmente abruptas con paredes verticales y cimas muy planas denominadas “Tepuy”

La Gran Sabana cuenta con ríos, cascadas, quebradas, selvas y sabanas.

 

La fauna es variada, destacando el oso hormiguero, el jaguar, la nutria gigante, el zorro y los monos araguatos; entre las aves, el águila arpía, el halcón palomero, la guacamaya enana y el colibrí.

Los “Tepuy” son formaciones expuestas cuyo origen data del Precámbrico que es la primera y más larga etapa de la Historia de la Tierra. El nombre “Tepuy” proviene de una voz del idioma indígena Pemón, que significa “Montaña o Morada de los Díoses”

Entre los “Tepuy” más conocidos se encuentran el Autana, el Pico de Neblina (el más alto de todos, en Venezuela y limitando con Brasil, es además el punto más elevado cerca de este último país) y el Auyantepuy que es un gigante entre las mesetas y abarca 650 km. y tiene un pico de casi 3000 metros.

Desde la cima del auyantepuy se precipita el Salto del Angel en pemón “Kerepakupai Vena” que significa “Salto del lugar más profundo” es el salto de agua más alto del mundo, con una altura de 950 metros (807 metros de caida ininterrumpida), generada desde el Auyantepuy.

En el parque se han encontrado vestigios de un significativo poblamiento indígena prehispánico; en la actualidad, viven en este territorio comunidades de la etnia indígena pemón con subgrupos de kamaracotos, taurepan y arekuna.

El Monte Roraima

Su nombre correcto es Roroima. Roroi significa verde azulado y Ma significa grande. Es el más alto de los tepuyes de la Gran Sabana con 2.810 m.s.n.m.  La primera mención del Roraima data de 1596 por Walter Raleigh.

La leyenda Taurepana  recopilada por Theodor Koch Grunberg, expresa que Roraima es el tronco del árbol mitológico que cargaba todos los frutos buenos: bananos, mereyes, maíz, yuca, etc… Por querer comer frutos Makunaima el atrevido, tumbó el árbol a pesar de las protestas de sus hermanos. El árbol cayó hacia el norte de la línea divisoria de aguas sobre otros árboles cuyos tocones forman los cerros Illùtepuy y Yuluwazaluìma-tepe. Por eso dicen los taurepanes que existen plantas y frutas en esos cerros que nunca fueron sembradas.

Los Pemones

El núcleo principal de los indios pemones está situado en la Gran Sabana, pero también se extiende por la regiones aldeañas de Venezuela (principalmente el rio Kuyuní), de Brasil y de la Guayana y son descendientes directos de los “Caribes” tribu nómada y guerrera

En la actualidad se agrupan en pueblos y en familias, son grandes cazadores y pescadores y cultivan en conucos.

La yuca es su principal fuente de alimentación vegetal y existen diversas variedades.

Los pemones nunca se autodenominaron sabaneros ni denominaron Gran Sabana la tierra que habitan. Ellos se nombraron pemones por sus casas de bajareque, de base circular y techo cónico; su tierra era Wektá (lugar de cerros, y los mas salientes de ellos, tepuyes). Gran Sabana (Remonotá) eran los campos brasileros del Río Branco, ahora Tepuy Roraima.

La Cultura Indígena

El P. Cesário de Armellada, el legendario Padre Indio, que de joven aprendió muy bien la lengua pemón, nos legó entre su vasta obra, una gramática, un diccionario y libros de literatura con texto pemon.

Los cuentos que narran los abuelos pemones, de acuerdo al sexo de los nietos, son cuentos que llevan mensajes de enseñanza cultural que se transmiten de generación en generación.

 

Cuento del Danto y el Sapo

Antiguamente el danto tenía unas sandalias muy pobres y por eso no podía correr por la selva.

Pero el sapo tenía unas sandalias muy buenas, muy fuertes y mejores que cualquier zapato; pero por eso, al saltar para agarrar sus presas, más bien las espantaba con el ruido que hacía. 

El Danto observó las mañas del sapo y le dijo: “ ¿Qué estás haciendo, cuñado? “. El Sapo le contestó: “ Pues nada; aquí estoy tratando de agarrar mis presas; pero se me escapan sin que pueda atraparlas”.

El Danto le dijo: ” Yo sé que las espantas con esas tus sandalias; y por eso estás tan flaco, teniendo una barriga tan grande”. El sapo le contestó: “ Será eso verdad? ¿Y tú?”. El Danto le contestó: “Yo no estoy flaco, pero no puedo correr para escaparme de mis enemigos. Por este motivo ¿no sería bueno que cambiáramos nuestras sandalias?”.

Y diciendo “voy a probar”, el danto se quitó sus sandalias; y el sapo también se quitó las suyas. Las sandalias del danto no eran gruesas, eran como cotizas; pero las sandalias del sapo eran muy fuertes y lustrosas como unos zapatos.

Entonces el danto se calzó los zapatos del sapo y, una vez calzado, echó a correr a toda prisa. “Me están muy bien, están a mi medida, regálamelos, cuñado” dijo el sapo. El sapo le dijo: “Pues quédate con ellos” Y el danto se metió por la selva adentro a todo correr; a su gusto se metió por un espinero de modo que ningún enemigo pudo atajarlo

Después que se marchó el danto, el sapo se calzó sus sandalias. Y diciendo: “Espera, voy a probarlas”, dio varios saltos según su costumbre. Al salta no hacia ruido, no espantaba a sus presas y así pudo engordar.

Relatado de viva voz por el indígena Luis Bigot en Kamarata

Las primeras expediciones a la Gran Sabana

El primero en escalar el Auyantepui fue Felix Cardona Puig, explorador Catalán.

En 1927 , Felix Cardona y su amigo Juan María Mundó Freixas, emprenden la exploración de la región sureste de Venezuela con la colaboración de los indios pemones, divisando el gran salto de agua que mas tarde se conocería como Salto Angel.

En 1937, Cardona acompañó al norteamericano Jimmy Angel para que sobrevolara el gran salto que había descubierto y escalado 10 años antes. Angel y Cardona logran llegar hasta la cima del gran cerro el 21 de mayo de 1937.

En septiembre de ese mismo año Jimmy le sugiere llegar en avioneta hasta la cúspide y Cardona decidió acompañarlo pero no hasta la cima. Jimmy junto al resto de compañeros realizan el vuelo hasta la cima y la avioneta se incrusta en el suelo sin ocasionar victimas. 

Cardona se encargó de comunicar al mundo que el celébre aviador se encontraba perdido en lo alto de la montaña del diablo. Las noticias del accidente inducieron a que la caida del agua fuera nombrada  Salto Angel.